Ungüento para contusiones

Ungüento para contusiones

Hoy os traigo una receta DIY para crear un ungüento para contusiones/golpes que se nos hacen siempre los peques de la casa. Así como también para el dolor de las articulaciones. Mi suegra está encantadísima con este ungüento. De hecho, este es para ella que me lo pidió ya que se le había terminado.

 

¿Qué es un ungüento?

Al ungüento también se le llama pomada, pero es que a mi el encanto de la palabra ungüento me da una cierta nostalgia que me encanta. No es más que una composición donde se han utilizado grasas o similares (en esta receta aceites vegetales) para aplicar unos principios activos en la piel.

La diferencia principal con las cremas es que los ungüentos no usan agua en su composición y las cremas sí.

 

Ingredientes y propiedades

El principal ingrediente es el aceite de árnica conocido por tratar golpes y contusiones, dolores musculares, agujetas, esguinces, etc. Es el preferido por deportistas después de un tratamiento intenso y, como os decía antes, por las madres para los golpes de los niños y la gente que sufre de dolor articular. Al masajear el aceite de árnica sobre la piel, produce calor y hace que la sangre de esa zona fluya con rapidez.

 

El segundo ingrediente es el aceite de aguacate rico en ácidos grasos poliinsaturados lo que lo hace excelente para nutrir la piel.

 

El tercer ingrediente es la cera blanca de abejas (también llamada cera alba) que le da consistencia a la mezcla y le aporta nutrición y suavidad al tacto.

 

El cuarto ingrediente es el aceite esencial de romero con propiedades antiinflamatoria, analgésica, antiséptica, cicatrizante, etc. Por lo que es ideal también para dolores articulares y musculares junto con un aceite base (en este caso el de aguacate).

 

El quinto y último elemento es el tocoferyl acetato (también denominado como vitamina E) que es un potente antioxidante y en la mezcla actúa como conservante ante la oxidación. También es altamente cicatrizante e hidratante.

 

Ungüento para contusiones

 

 

Receta

28g de aceite de árnica

16g de aceite de aguacate

6g de cera alba

5 gotas de aceite esencial de romero

0’6ml vitamina E

Utensilios: vasito medidor resistente al calor, varita para mezclar, cucharitas medidoras, recipiente contenedor de la mezcla.

 

Lo primero que haremos siempre es desinfectar todos los utensilios que vamos a usar ya sea al baño maría todo hirviendo o limpiando con alcohol de 70º.

Luego ponemos el aceite de árnica, el de aguacate y la cera alba en el recipiente a derretir al baño maría.  ¡Ojo! No tiene que hervir, solo ver que la cera ya se ha disuelto y lo sacamos.

Esperamos un momento para que baje la temperatura y le añadimos las gotas de AE de romero (AE son las siglas de aceite esencial) y la vitamina E. Y mezclamos con la varita.

Immediatamente lo verteremos en el tarro que hayamos escogido y lo meteremos a la nevera hasta que coja consistencia. Mirad cómo queda:

 

Ungüento para contusiones

¡Y listo! A disfrutarlo y tenerlo siempre a mano. Ya veréis que es muy útil y huele de miedo.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *